Squella y Valle constitución

Profesores Agustín Squella y Aldo Valle expusieron sobre los desafíos de una nueva constitución

Académicos fueron parte del conversatorio constituyente “Desafíos de un proceso histórico”.

Sobre las expectativas y opiniones que tienen respecto al proceso constituyente, así como los desafíos de éste y de una eventual nueva constitución para Chile, expusieron los académicos de la Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso, Agustín Squella y Aldo Valle, en el conversatorio constituyente “Desafíos de un proceso histórico”, actividad transmitida a través de las redes sociales del Instituto Igualdad.

El profesor Aldo Valle explicó que “tengo muchas expectativas, y debiéramos proponernos que un cambio en el sistema político efectivamente procure cambiar las condiciones de vida de millones de chilenos. Todos necesitamos estabilidad en el sistema social, y hoy día no la tenemos. Necesitamos fortalecer la legitimidad del estado y de las instituciones, y eso ya no se logra con esta constitución. Hay que canalizar por vías democráticas un conflicto que ya no tiene solución sino poniéndonos de acuerdo como se ha hecho en este proceso constituyente”.

“Si un sistema político no aspira a cambiar las condiciones de vida de la sociedad, lo que está en riesgo es ese mismo sistema político. En consecuencia, nosotros debiéramos tener la convicción de que necesitamos hacer cambios sustantivos, y es evidente que tendremos un mejor sistema político si no hay minorías privilegiadas en el sistema político, que impiden el gobierno de las mayorías y en definitiva la democracia. Debemos tener un régimen de gobierno que supere este presidencialismo que tampoco está dando satisfacción a los requerimientos que tiene el sistema político. Necesitamos tener otro sistema de control constitucional y no el que actualmente representa el tribunal, con esa composición y con ese cúmulo de atribuciones no solo contra mayoritarias, sino también contra democráticas”, añadió.

 “Creo que hay equilibrios sustantivos que se abren como una expectativa muy válida a propósito de tener una nueva constitución, de tener este proceso constitucional en marcha, de celebrar además que sea una convocatoria que surge mediante un procedimiento institucional, que nace por una demanda mayoritaria, y que el sistema político es capaz de recoger y derivar a un plebiscito”, cerró.

Por su parte, el docente Agustín Squella inició su intervención preguntándose “¿cómo puede mejorar la vida diaria de las personas con una nueva constitución? La constitución política del estado regula materias muy importantes, que tengo la seguridad que la nueva constitución va a reglamentar bastante mejor. Por ejemplo, ‘bases institucionales o principios generales del estado y la sociedad chilena’, ese es un capítulo introductorio inicial de toda constitución muy importante y, asumo, que muy probablemente la primera palabra que van a aparecer en el nuevo texto constitucional será dignidad humana, de ese concepto habrá que partir para luego declarar ciertos derechos de que gozan todas las personas en nombre de esa dignidad”.

“Una constitución regula nada menos que los derechos fundamentales, derechos que, en la constitución de 1980, especialmente en el caso de los derechos sociales, fueron muy mezquinamente tratados. En la nueva constitución creo que habrá un énfasis en los derechos sociales, pero sin que por eso desaparezcan y ni siquiera se debiliten las otras clases de derechos que hay en una constitución, como los derechos políticos y los civiles. La carta magna va a normar también el régimen político y su funcionamiento tan cuestionado por la ciudadanía en los últimos años. Estoy seguro que se va a hacer cargo de mejor forma de la descentralización del poder en el país, con una mayor división del poder entre lo que es el gobierno central de la nación, lo que son sus gobiernos regionales, y sus gobiernos comunales”, añadió.

“El gran valor estará no solo en el resultado de este proceso, en aquella constitución cuyo texto emane de la comisión constitucional que, espero, sea la que esté a cargo de su redacción. Es interesante la situación en que estamos, un proceso constituyente que va a transformar al país en una suerte de gran anfiteatro constitucional donde no solo estarán estudiando, discutiendo y adoptando acuerdos los integrantes de la comisión, sino que todo el país, que estará en el espacio público y privado conversando sobre la constitución, discutiendo, tratando de ponerse de acuerdo, de manera que el resultado del proceso y el proceso mismo, nos van a permitir como sociedad poner sobre la mesa con honestidad cuales son nuestros desacuerdos y conseguir acuerdos. De no ser así, se tendrá que aplicar la regla de oro de la democracia: la regla de la mayoría”, cerró.

Galería Imágenes
Compartenos en tus redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest