Rommy conferencia

Profesora Rommy Álvarez expuso sobre la realidad familiar y derechos de niños, niñas y adolescentes en contexto de pandemia

Académica fue parte de la Conferencia Mundial Extraordinaria convocada por la International Society of Family Law (ISFL) y Thomson Reuters.

Un análisis sobre la realidad familiar frente a las medidas de restricción de la libertad de circulación de las personas adoptadas por los estados, y las prerrogativas de niños, niñas y adolescentes en el contexto de la pandemia del Covid-19, realizó la profesora de la Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso, Rommy Álvarez, en la Conferencia Mundial Extraordinaria “Familia y Crisis: atravesando la pandemia” convocada y organizada por la International Society of Family Law (ISFL) y Thomson Reuters.

La docente de Derecho Civil presentó la ponencia “Comentarios respecto los deberes de padres y madres y las prerrogativas de los hijos en pandemia”, donde analizó las medidas adoptadas por algunos estados latinoamericanos al respecto.

Explicó que “la pandemia ha conducido a las autoridades de cada país a determinar estados de excepción constitucional y a decretar alarma sanitaria, adoptando diversas medidas que han limitado, entre otras garantías, la libertad de circulación. Estas restricciones han modificado la vida familiar, caracterizada en estas circunstancias por la permanencia de los miembros del hogar en un único entorno, en el cual desarrollan actividades domésticas, laborales, escolares y de recreación, las que además se han visto prolongadas en el tiempo. Esto ha tenido una incidencia trascendente en las dinámicas familiares, realidad que se torna más compleja aún por una serie de factores, como el estrés provocado por el encierro, que en sectores vulnerables se une al hacinamiento, y el aumento de la violencia doméstica”.

“En este contexto, es fundamental centrarnos en la situación de los miembros de las familias que se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad, que son niños, niñas y adolescentes, y los derechos que les son inherentes, que no se agotan en el derecho a la salud física, sino que trasciende también al derecho a la salud psíquica y otros derechos fundamentales para su desarrollo, como el derecho al esparcimiento, al juego, y a las actividades recreativas propias de su edad. Por supuesto, padres y madres son los llamados primeramente a conducir a sus hijos e hijas menores en la satisfacción de sus prerrogativas. Sin embargo, es una labor mancomunada que también involucra al estado, que debe posicionar y proteger los derechos de infancia en un contexto en que padres y madres no cuentan con experiencia previa”, añadió.

Explicó que el panorama acontecido en algunos estados tras la declaración de pandemia global por parte de la OMS “da cuenta que las autorizaciones para la salida de niños, niñas y adolescentes en resguardo de su derecho al esparcimiento, al juego y la actividad recreativa, fueron adoptadas con posterioridad a la declaración del estado de alarma y al inicio de las medidas de confinamiento. Constatamos que en España éstas se consideraron un mes después, en tanto que en Argentina y Perú éstas fueron adoptadas transcurridos dos meses. Sin embargo, la situación más preocupante es la del estado chileno, que luego de cinco meses de decretado el estado de catástrofe, recién en el transcurso del mes de agosto implementa la autorización para la salida para este grupo con fines de recreación, no obstante que ya en el mes de abril la Defensoría de la Niñez había hecho presente a las autoridades la situación de infancia y adolescencia en pandemia”.

“Podemos concluir que contamos con un marco en materia de derechos humanos de infancia y recomendaciones a nivel regional y mundial, pero las medidas adoptadas por los estados referidos frente a la pandemia no han sido alentadoras desde el punto de vista de la consideración de los derechos de infancia y adolescencia en su diseño e implementación, particularmente en el examen del derecho al esparcimiento, al juego y a la recreación, que tiene una trascendencia vital en la salud psicológica, bienestar y desarrollo de los niños”, subrayó.

“Siguiendo lo señalado por la Secretaría General del Consejo de Europa, los niños pueden estar confinados, sus derechos no. Esta emergencia sanitaria mundial no ha hecho sino evidenciar la situación en que se encuentran los derechos de infancia y adolescencia, y su consideración y respeto en las decisiones de autoridades y en el diseño de políticas públicas de los estados, es un camino en que aún queda mucho por recorrer”, cerró.

El registro de la intervención de la académica Rommy Álvarez se puede revisar haciendo clic aquí.

Galería Imágenes
Compartenos en tus redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on google
Share on linkedin
Share on pinterest