WhatsApp Image 2019-06-12 at 10.44.58

Estudiante de Derecho UV realizó pasantía en Corte Interamericana de Derechos Humanos

Laura Romero, de quinto año de la carrera, fue parte del Programa de Pasantías y Visitas Profesionales que ofrece la entidad judicial.

Entre enero y abril de 2019, la estudiante de la Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso, Laura Romero, vivió “una experiencia que fue maravillosa y la sigo definiendo como un privilegio”, según contó. La alumna de quinto año, quien se desempeña como ayudante del Centro de Investigaciones de Filosofía del Derecho y Derecho Penal (CIFDE), participó de una pasantía en la Corte Interamericana de Derechos Humanos –ubicada en San José, Costa Rica- al integrarse al Programa de Pasantías y Visitas Profesionales que ofrece la entidad judicial. Además, sus actividades se prolongaron hasta el mes de mayo, dado que participó del 60 Periodo Extraordinario de Sesiones de la Corte en Uruguay.

¿Cómo nació su motivación? “Admiro el trabajo que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha realizado y sigue haciendo en la promoción, protección y defensa de los derechos humanos. Los estándares y criterios que la Corte ha desarrollado a lo largo de su jurisprudencia han permitido, por ejemplo, que aunque sea un porcentaje ínfimo de las víctimas de violación de Derechos Humanos en nuestro país durante la dictadura, estén siendo reparadas en sede judicial y los autores de crímenes de lesa humanidad sometidos a proceso. Sin ese esfuerzo jurisprudencial, muy probablemente los Tribunales chilenos hubiesen seguido aplicando amnistía o declarando como prescritos dichos delitos. Lo anterior es solo un ejemplo de la importancia del trabajo de la Corte en la región, lo mismo podría decirse sobre personas privadas de libertad, pueblos indígenas y tribales, mujeres, niñas niños y adolescentes, etc.”, aseguró.

Sus funciones dentro del equipo de trabajo del área legal de la Secretaría de la Corte, al que fue asignada, fueron investigar asuntos de Derechos Humanos, redactar informes, analizar jurisprudencia internacional de derechos humanos, colaborar en estudios temáticos respecto de casos contenciosos, proveer ayuda logística durante las audiencias públicas y desarrollar argumentos jurídicos para casos específicos.

Una experiencia inolvidable y de gran privilegio

Respecto al aporte de la experiencia para sus conocimientos y futuro ejercicio de la profesión, la estudiante aseguró que “creo que eso es incalculable y que la vida me lo irá mostrando de a poco. Por el momento, puedo decir que me permitió conocer los estándares construidos por el Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos en numerosos temas y discusiones actuales en materia de Derechos Humanos. También, a propósito de mi trabajo, conocí la situación de los Derechos Humanos en algunos de los países de la región y la posición que los altos Tribunales de dichos países han tomado ante ellos y los problemas prácticos que aquello genera”.

“Me siento muy afortunada de haber trabajado con personas que son excelentes profesionales y de un trato muy amable y cercano. Sinceramente, estas dos últimas características pensé que no vendrían unidas, y me llevé una grata sorpresa, lo que demuestra lo importante que es la humildad, el trabajo en equipo, el escuchar al otro, considerar sus opiniones y aportes, sin centrar aquello en los grados académicos que las personas puedan tener, que sin dudas es importante, pero que, ante todo, se trata de centrarse en que trabajamos con personas que desde su experiencia de vida y también formación pueden enriquecer tu trabajo”, indicó.

Sobre el aporte a su desarrollo profesional,  explicó que “aprendí mucho sobre la jurisprudencia de la Corte, el funcionamiento del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos, sobre algunas problemáticas de Derechos Humanos en nuestra región, a cómo manejar un expediente, la importancia del respecto al relato y muchas veces el dolor de las presuntas víctimas y víctimas que llegan ante el sistema, entre otros aspectos”. 

“Me siento afortunada de haber conocido y compartido con personas increíbles en todos los ámbitos, a las que extraño y quiero mucho. El aprendizaje en un ambiente de trabajo multicultural como es el de la Corte se vive incluso en el primer café de la mañana, porque tienes la oportunidad de conversar con personas que tienen formas de ver la vida y el Derecho muy distintas a las tuyas, por la realidad que afectan a sus países y la experiencia profesional que han tenido, lo que es muy valioso y hace el trabajo muy entretenido. También vivir en un país distinto, aunque por un espacio de tiempo pequeño, fue un crecimiento y una experiencia muy linda. Y, en eso, contribuyó también todo el equipo de la Corte y Costa Rica, que es un país hermoso y con gente muy alegre y cordial”, detalló.

Respecto a lo que se viene en adelante, la estudiante aseguró que “por lo pronto, aplicar todo lo que aprendí. Esta experiencia reafirmó mi gusto por estas áreas del Derecho y mi interés por el trabajo que realizan los Tribunales de Justicia en general, ya que estoy convencida del gran impacto que estos tienen estos en la construcción de un Estado de Derecho y en el respeto de los Derechos Humanos. En el futuro, espero especializarme y trabajar en estas áreas”. 

Quisiera destacar el apoyo de Secretaría Académica de la Escuela de Derecho UV, y de las profesoras Inés Robles y Cristina Bonifaz en lo que tuvo que ver con flexibilizar mi calendario académico para poder estar en Costa Rica casi cuatro meses y que aquello no impactara negativamente en el normal transcurso de la carrera. Además, agradecer el apoyo de mi familia, de mis amigas y de los profesores Andrés Benavides y Luis Villavicencio”, cerró.

Galería Imágenes
Compartenos en tus redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest