_MG_2010

Escuela de Derecho entregó reconocimientos por acreditación por siete años

Se distinguió al comité de autoevaluación y a quienes colaboraron en el proceso que condujo a la máxima certificación de calidad en sus procesos y resultados.

En una ceremonia presidida por el Rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle; el Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Alberto Balbontín; y el Director de la Escuela de Derecho, Claudio Oliva, la Escuela de Derecho de la UV realizó la entrega de reconocimientos por la acreditación a quienes colaboraron en el proceso que condujo a que la carrera obtuviera siete años, el máximo que se puede otorgar.

En la jornada participaron además el Secretario General de la UV, Osvaldo Corrales; y el Contralor Interno, Cristián Moyano.

La ceremonia inició con una reseña sobre la historia de la Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso, y los cambios e innovaciones que han marcado su experiencia en docencia de pregrado, postgrado y perfeccionamiento de profesores. Además, se hizo referencia al proceso de autoevaluación, que permitió que la Escuela de Derecho UV se convirtiera en la primera carrera de Derecho de regiones y primera estatal en obtener siete años de acreditación.

Discursos

Claudio Oliva, Director de la Escuela de Derecho, se dirigió a los presentes indicando que la acreditación “corresponde a un logro muy relevante, cuyo mérito es ampliamente compartido por académicos, funcionarios, estudiantes y directivos de los tres niveles en que se organiza la Universidad de Valparaíso, y también por aquellos que a lo largo de nuestra historia más que centenaria han construido el acervo sobre el que se erige nuestro actual desarrollo”.

“Se trata del reconocimiento a una Escuela de Derecho que busca la excelencia para los tiempos de hoy desde lo mejor de su tradición; que, a partir de un pluralismo realmente vivido y no meramente declarado, ha perfeccionado su modelo educativo, incrementado su investigación, desarrollado un postgrado serio, mejorado su infraestructura, enriquecido sus canales de participación y fortalecido su vinculación con el medio, entre otras muchas cosas, mediante la mejora continua de su prestigiosa Clínica Jurídica”, aseguró.

“Agradezco fervorosamente a todos ustedes, que han mostrado una vez más que la unidad de propósitos desde la diversidad es muy fecunda”, indicó, dedicando especiales palabras a los integrantes del comité de autoevaluación de la carrera, quienes “conformaron un equipo a la vez eficaz y encantador que, a la par de realizar sobresalientemente su tarea, mostró una alegría y un entusiasmo contagiosos, que nos hacen muy bien”.  Además, agradeció el “apoyo y gestiones del Decano de la Facultad Alberto Balbontín, por su constante apoyo a la Escuela en esto y en todo lo demás; a mi antecesor Ricardo Saavedra, que impulsó muchos de los progresos que nos han sido reconocidos, a la entonces secretaria académica Inés Robles, ahora secretaria de Facultad, por la labor fundamental que realiza para la carrera desde su exigente cargo; a nuestro Rector Aldo Valle, por ofrecernos el contexto de una Universidad que progresa, a los directivos y funcionarios de la Dirección de Gestión de la Calidad de la Universidad, que nos brindaron una asistencia permanente y valiosa en este proceso, y a los egresados y empleadores que nos proporcionaron la insustituible mirada externa”.

Claudio Oliva finalizó sus palabras indicando que “este importante reconocimiento no nos conducirá a la complacencia. Por el contrario, ha de estimularnos a seguir mejorando todo lo necesario para hacer un óptimo aporte a nuestros estudiantes y a la sociedad en general”.

La académica Patricia Reyes, coordinadora del comité de autoevaluación de la carrera, tomó la palabra para “agradecer a todos que se comprometieron y trabajaron para alcanzar este logro, a nuestros estudiantes, destinatarios principales de estos esfuerzos, por la comprensión que adquirieron no solo de la importancia del resultado, sino del propio proceso de autoevaluación; a nuestros funcionarios, activos y permanentes colaboradores de la gestión académica y administrativa; a mis colegas académicos, porque en su vocación y amor por la enseñanza, entendieron la necesidad de evaluar el quehacer docente y reconocer las brechas entre nuestro desempeño y el resultado exigido por una docencia centrada en el aprendizaje de los estudiantes; a nuestros egresados, por el amor y compromiso con su alma mater, del que dieron muestras durante todo el proceso; a los empleadores que, tal como declararon ante los pares evaluadores, valoran y confían en la calidad de nuestra enseñanza al elegir a nuestros alumnos como colaboradores; a nuestras autoridades, especialmente el apoyo de la Vicerrectoría Académica, Área de Pregrado con su Centro de Apoyo Docente y Programa APPA, su Sistema de Bibliotecas y área de postgrado que nos acompañaron permanentemente los últimos seis años en cada una de las tareas y desafíos de la reforma curricular que imponía el plan de mejoras que habíamos comprometido en la acreditación anterior.  Por supuesto, y con el mayor agradecimiento, nuestro comité no puede dejar de reconocer la guía y colaboración de la Dirección General de Desarrollo Institucional y Aseguramiento de la Calidad, que no solo nos proporcionó apoyo material y logístico para la elaboración de la autoevaluación, sino que representó un importante bastión de contención emocional en los momentos de dudas, impaciencia y frustración que todos estos procesos involucran”.

“Este reconocimiento público beneficia a todos los integrantes de nuestra comunidad, ya que consolida el prestigio y larga tradición de la Escuela en la formación de abogados, es garantía para estudiantes, egresados y empleadores de la calidad en la formación impartida y por tanto elemento a considerar para los futuros desempeños laborales, y asegura futuros financiamientos estatales. Pero sigo pensando que lo más importante de este resultado es que obliga a seguir trabajando, pues si queremos seguir ostentando este honor, no es posible quedarse inerte, y es por tanto necesario hacer de la mejora un proceso permanente”, aseguró.

Entrega de reconocimientos

En primer lugar, se entregaron los reconocimientos al equipo del comité de autoevaluación de la unidad académica, presidido por la profesora Patricia Reyes e integrado por las académicas Inés Robles, Cristina Bonifaz y Paula Gutiérrez; los profesores Ricardo Saavedra y Críspulo Marmolejo; las coordinadoras administrativas de la Facultad y la Escuela Angélica Jofré y Claudia Silva, y la representante de los estudiantes Camila Fuentes, ahora egresada.

Finalizado su discurso, la académica Patricia Reyes entregó un reconocimiento especial, por parte del comité de autoevaluación, al Director de la Escuela de Derecho Claudio Oliva, “pues fue una pieza clave del gran equipo de acreditación, y sin su visión, voluntad, flexibilidad y por supuesto su especial sentido del humor no habríamos llegado a puerto”.

Además, se entregaron distinciones a quienes apoyaron directamente la gestión del comité de autoevaluación, las que recayeron en José Miguel Salazar, Vicerrector Académico de la UV en representación de la unidad; Sebastián San Martín, director General de Desarrollo Institucional y Aseguramiento de la Calidad de la UV, junto a su equipo conformado por Solangela Garay, Directora de Planificación, Silvana García y Francisco Brantes; Alberto Balbontín, Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales; la profesora de la Escuela de Derecho Daniela Marzi, quien integró en su etapa inicial el comité de autoevaluación de la carrera; el académico José Luis Guzmán, que realizó una minuciosa y valiosa revisión del informe de autoevaluación; el profesor Ricardo Salas, quien tuvo un papel protagónico en la preparación de la reposición que condujo a los siete años de acreditación; Marcos Díaz, presidente del Centro de Exalumnos y Amigos de la Escuela de Derecho; Carla Urbani, entonces periodista de la Facultad; Paola Salinas, encargada de Biblioteca de la Escuela; Danae Ahumada, secretaria de profesores; July Riquelme, secretaria de la Dirección de la Escuela; Daniel Toutin, entonces estudiante, quien apoyó al comité especialmente en la recolección y organización de documentos; Christopher Amparan y Nicolás Mayol, alumnos que elaboraron los videos con los que se promocionó el proceso dentro de la comunidad; y Andrea Contreras, Rodrigo Ascencio, Mauricio Figueroa, Francisco Fuentealba y Bárbara Solís, quienes conformaron la Mesa del Centro de Estudiantes de Derecho durante 2017.

Finalmente, fueron distinguidos los empleadores y egresados que fueron parte del proceso, quienes participaron en reuniones para entregar juicios sobre el quehacer académico de la Escuela. Asistieron a la premiación Mario Araya, Leslie Tomasello, Raúl Celis, Eduardo Bostelmann, Eduardo Canales, Roberto Aldana y Andrés Torres.

Posterior a la ceremonia de reconocimiento, se llevó a cabo un cóctel en la cafetería del edificio, y finalmente una fiesta que incluyó música, comida y mucha entretención para profesores, funcionarios y estudiantes.

Todas las fotografías de la ceremonia se pueden revisar AQUÍ.

Galería Imágenes
Compartenos en tus redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest