Foto26S

Escuela de Derecho entrega certificados a 18 profesionales que se graduaron en el Diplomado de Mediación Familiar

Profesionales del área del Derecho, educación, trabajo social entre otras profesiones compuesto por 16 mujeres y dos hombres, recibieron su Diplomatura de Postítulo en Mediación Familiar en una solemne ceremonia realizada en la sala Vicuña Suarez de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, acto encabezado por el director de la Escuela de Derecho, Claudio Oliva Ekelund y la directora del Diplomado de Postítulo en Mediación Familiar, profesora Marcela Fernández Saldías.

Los alumnos egresados recibieron un conjunto de preparación sistematizada a través de módulos teóricos y prácticos para estar preparados en la especialización en el área de la resolución alternativa de conflictos, además de recibir conocimientos para comprender los principios y procesos de la mediación familiar junto con competencias profesionales y habilidades para ejercer el rol de mediador familiar.

En la oportunidad, el director Claudio Oliva, felicitó a los egresados manifestando la importancia de profundizar los estudios en forma continua, agregando que cada vez se requiere más conocimiento vinculante a la carrera de pregrado para profundizar las ideas que permitan adaptarse a una vida profesional más extensa, de acuerdo con la realidad actual.

“Los felicito, a mi juicio, por la acertada decisión de realizar esa continuación de estudios en esta casa en particular. Creo que nuestra escuela ha podido realizar razonablemente bien su propósito de combinar nuestra añosa tradición como una escuela más que centenaria, lo mejor a mi juicio es nuestro pluralismo con la modernización, con la adaptación constante a los cambios, por lo tanto, pueden tener la certeza que han hecho una muy buena elección del lugar donde realizar estos estudios”, subrayó a los presentes.

Agregó además que “los felicito y las felicito por la materia en la que han optado por realizar esta especialización. La mediación ha ido cobrando mayor relevancia que trata de un método alternativo de resolución de conflicto al tradicional del litigio, que tiene que ver más con la pacificación, el acuerdo, de manera que ustedes serán activistas de la paz y la diplomacia destinada a resolver los conflictos mediante acuerdos de intereses convergentes”.

De esta forma, el director celebró a los alumnos por seleccionar este diplomado de postítulo en Mediación Familiar, por la tradición que tienen al certificar a los alumnos en su séptima versión, que, a juicio de la autoridad académica, el programa desarrolla una experticia acumulada en los últimos años.

En tanto, la directora del Diplomado en Mediación Familiar, Marcela Fernández al dirigirse a los egresados valoró el proceso realizado, destacando la particularidad y desafíos por el grupo humano en la formación que seleccionaron con el presente programa de estudios.

“Para los docentes que formamos en mediación siempre es muy importante sentir que hay compromiso. Esto quiere decir que, de alguna manera, las personas sienten que aprender es algo importante y significativo, y dentro del proceso de aprendizaje, había las ganas de aprender, de alguna manera se estaba dando importancia a este proceso que había ganas que la experiencia fuera transmitida y que había mucha vocación”, aseveró la profesora.

Algunos de los alumnos manifestaron su alegría por el logro obtenido. Así lo señala Geraldine Pérez, abogada, quien reconoce que el diplomado es una herramienta por el enfoque interdisciplinario.

“En este diplomado conocimos gente de distintas carreras, enfermeras, psicólogos, profesores, trabajadores sociales y eso nos permitió a nosotros también obtener herramientas que antes no teníamos. Además, valoro que este diplomado entrega herramientas para la vida, herramientas de comunicación que es muy importante, entendiendo que la mediación, en definitiva, es un mecanismo ya no resolutivo de mediación de conflicto, sino que va tomando fuerza precisamente porque destaca la autonomía de las personas”, dijo.

En tanto Andriana Henríquez, asistente social respecto al diplomado señala que “yo lo valoro muy bien, la calidad de los profesores es excelente, aprendí mucho, creo que es una herramienta muy valiosa tanto para la vida profesional como para la vida personal”.

Por su parte el abogado Claudio Barrientos aseveró “el diplomado es bastante bueno en el nivel académico y las exigencias que tiene, a nivel profesional me ha ayudado bastante en el desarrollo de mi quehacer, porque yo soy abogado que veo causas de familias, entonces al estar enfocado en la resolución de conflictos sin la intervención de un ente judicial en un estatus previo, ha ayudado mucho en el periodo de negociación anterior a llegar a un juicio, entonces ha sido un plus para mi carrera profesional”.

Galería Imágenes
Compartenos en tus redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest