Foto-24

Directora regional INJUV, ex alumna Derecho UV, destacó voluntariado estudiantil en ayuda de damnificados

La recientemente nombrada directora regional del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), Cristina Pavez Cosio, egresada de la Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso, hizo un llamado a los jóvenes universitarios de la zona a mantener el entusiasmo solidario hacia los damnificados del gran incendio que afectó a 17 cerros de Valparaíso, señalando que a pesar de que los jóvenes han retornado al ritmo normal de clases “llamamos a hacer canalización de los esfuerzos, porque requerimos de más apoyo al menos durante los próximos 3 meses”.

La autoridad, que fue nombrada en su cargo por el intendente regional en medio de la catástrofe, valoró enormemente la labor de los estudiantes y jóvenes que espontáneamente acudieron a los cerros a colaborar en la superación de la emergencia, hecho que calificó como muy loable y que a su juicio, merecería un reconocimiento institucional de parte de cada una de las entidades a las que pertenecen los estudiantes universitarios.

Cristina Pavez, quien además fue presidenta del Centro de Estudiantes de Derecho UV los años 2006 y 2007, fue clave en el momento de mayor aglomeración de los voluntarios y del desorden inicial que se produjo en las labores de ayuda. “Me di cuenta de que era necesario organizar la explosión de jóvenes que se originó y conociendo la idiosincrasia del joven porteño, era evidente que iban a ir en auxilio de las personas damnificadas en forma espontánea. Ese fue el primer elemento que determiné”.

Por ello, es que encabezó la iniciativa de acreditar a los voluntarios y de asegurarse de que acudieran debidamente protegidos a trabajar a los cerros. “La idea era canalizar el voluntariado de tal manera de que la ayuda fuera efectiva y además focalizada específicamente en las personas que habían sido damnificadas. Además, teníamos que proveer de ciertos elementos básicos al voluntariado para poder resguardar su integridad y seguridad”, explicó Cristina Pavez.

Agregó que esta situación de ayuda masiva “generó ruido en las autoridades, porque la idea era ir e ayuda de los damnificados, pero no crear otro conflicto derivado de la emergencia y bajo esa lógica en conjunto con organismos de emergencia, se creó una estrategia que buscaba crear conciencia en el voluntario de que debían cuidarse”, acotando que el INJUV lideró una campaña de acreditación para que los voluntarios cumplieran con ciertos requisitos, que eran fundamentalmente estar vacunados contra el Tétanos e ir a los cerros con implementos tales como zapatos de seguridad o calzado ad hoc; mascarillas, antiparras y guantes de trabajo. “Si no cumplían con estos elementos, nosotros como INJUV y Gobierno Regional, se los íbamos a proveer”, señaló la autoridad.

Agregó que la recepción de esta estrategia “fue bien recibida, porque el voluntario se sintió respaldado por una institución formal que le iba a proveer de seguridad y acreditacion. No había impedimento entonces para ir a ayudar”.

MOLESTIA CON LLAMADO A NO IR A AYUDAR

Cristina Pavez aseveró que fue “errado” de parte de ciertas autoridades locales efectuar en su momento un llamado para que no concurrieran más voluntarios a ayudar a los cerros. “Ayer, hoy y mañana es errado hacer un llamado a que no vayan voluntarios a ayudar. Como directora regional del INJUV, no me parece adecuado que las autoridades llamen a eso, porque sí se requiere apoyo y el de los jóvenes es fundamental”.

Añadió que “quien diga lo contrario está deslegitimando a las organizaciones civiles y sociales, que han sido primordiales para la reconstrucción no sólo de Valparaíso, sino que de otras zonas que han sufrido catástrofes”.

A su juicio, “el llamado que hay que hacer, es a que sea un voluntariado organizado y protegido para que sea eficaz, pero es muy fuera de lugar llamar a que no vayan, es desconocer el rol propio del voluntario joven, que tiene la solidaridad innata”.

SE REQUIERE APOYO POR 3 MESES

La directora regional del INJUV manifestó que a pesar de que los jóvenes universitarios han retornado a clases, con una buena organización de sus tiempos, pueden seguir colaborando, en especial los fines de semana.

“Hay que saber compatibilizar. Es cierto que el estudiante tiene pruebas y volvió a la rutina de clases, pero eso no lo inhabilita para seguir siendo voluntario. Tiene que canalizar la fuerza. Por eso hago un llamado a la organización, esto es un desafío a la gestión, hay que buscar la manera”, puntualizó.

Manifestó que por lo menos durante 3 meses se requerirá el trabajo de los voluntarios en los cerros, para apoyar labores de reconstrucción de viviendas de emergencia. “Todos los fines de semana se pude ir a construir y para eso, el INJUV ha ofrecido talleres de prevención de riesgos y de construcción, impartidos por profesionales del IST y del Duoc, respectivamente”.

AL SERVICIO DE LA NECESIDAD

Sobre los estudiantes de enseñanza media, Cristina Pavez fue clara en señalar que lo más adecuado hubiese sido que acudieran en el momento de la emergencia como voluntarios a los centros de acopio y albergues, pues de haber contado con una cantidad suficiente de ellos, se podría haber evitado la lamentable situación de tener que devolver donaciones consistentes en alimentos perecibles, o haber tenido que botar vestuario al vertedero municipal.

“Cuando uno es voluntario se pone al servicio de la necesidad y a veces, ésta puede ser no necesariamente ir a remover escombros, sino que puede ser contención, médica, de clasificar y ordenar las donaciones. Hay que racionalizar la ayuda, ponerle cabeza y en eso somos todos importantes”, comentó.

RECONOCIMIENTOS INSTITUCIONALES

Acotó finalmente que los trabajos voluntarios perfectamente podrían tener una convalidación relacionada con el proceso de formación profesional de los estudiantes, por parte de las instituciones respectivas.

“Las universidades debieran buscar las formas de homologar los voluntariados en los estudios, sería una forma de retribuir a los estudiantes, porque ellos han ocupado tiempo y usado bien el nombre de sus universidades. Es un servicio prestado a la comunidad que ha sido muy beneficioso y eso debería tener un reconocimiento institucional”, manifestó Cristina Pavez.

En tanto, dijo que un reconocimiento por parte del gobierno, está dado en la destinación de fondos para financiar proyectos universitarios relacionados con la reconstrucción, como podrían ser ideas de viviendas de emergencia diferentes; diseño de planes de contingencia u observaciones a los planes reguladores de las ciudades que presenten riesgos de incendio, etc.

Galería Imágenes
Compartenos en tus redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest