taller

Director de la Academia Diplomática de Chile dictó charla en Taller de Inserción Profesional

Embajador Miguel Ángel González dictó la charla “Desafíos para la formación de diplomáticos”.

El director de la Academia Diplomática de Chile, Embajador Miguel Ángel González, dictó la charla “Desafíos para la formación de diplomáticos” en el marco del Taller de Inserción Profesional de la carrera de Derecho de la Universidad de Valparaíso, oportunidad en que fue recibido por el profesor Críspulo Marmolejo.

Durante la charla, el profesional conversó con estudiantes de la carrera sobre los cambios que ha experimentado el mundo y la sociedad en los últimos años, y cómo estos repercuten en la labor diplomática. “Observamos cambios vertiginosos y radicales que se van produciendo en el planeta, y en base a ello es necesario conocer cuáles son las herramientas que una Academia Diplomática debe entregarle a un diplomático, para que pueda desenvolverse y desempeñarse de la mejor manera en un mundo que no es lo que conocemos. Por ejemplo, antes nadie andaba con un computador en el bolsillo, pero la introducción del celular a la vida cotidiana es algo habitual para ustedes. En el trascurso de los años, ha cambiado la manera de interactuar con el otro, es un cambio cultural enorme, y ustedes probablemente no lo miran desde la misma perspectiva que lo miro yo”, explicó.

“Se supone que en unos años más va a haber una tecnología 5g que va a permitir muchos avances, y nos va a facilitar otras cosas. Vamos a tener un mundo distinto en cinco años, y para qué decir en 10 o más. Y en ese el escenario donde la comunicación puede ser tan fluida y fácil, ¿será necesaria solo la virtualidad? ¿va a ser necesario que se desplacen los presidentes a hablar sobre un podio en Nueva York, o va a bastar con que se recree en un ambiente virtual la Asamblea General de Naciones Unidas?”, añadió al respecto.

El Embajador detalló que es necesario contar no solamente con conocimientos técnicos e información sobre los cambios futuros, sino que además hay que tener mucha creatividad, explicando que, para poder trabajar en diplomacia, “lo primero y muy importante es que hay que tener es vocación de servicio, lo que significa que es estar conscientes de que desarrollamos una labor que es pagada por ciudadanos a través de impuestos, y por lo tanto estamos al servicio de ellos. Yo siempre digo que no es la elección de un trabajo, sino que una elección de vida, que es muy distinto. Uno tiene que estar convencido de que quieres hacer esto, porque no es llegar y renunciar, porque hay metas que cumplir”, destacó.

Galería Imágenes
Compartenos en tus redes
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest