Nuestra Carrera de Derecho es la primera de una universidad estatal y regional en acreditarse por siete años

Un nuevo hito en nuestra más que centenaria historia suma la carrera de Derecho al lograr acreditarse por siete años, el máximo posible.

En efecto, el Consejo de Acreditación del Área de Derecho de ADC Agencia Acreditadora acogió la reposición presentada por la UV en relación con el plazo de vigencia de la acreditación de la carrera de Derecho. En consecuencia, la carrera de Derecho ha sido acreditada por el plazo de siete años, hasta el 18 de enero de 2025.

La relevancia de este logro queda de manifiesto cuando se toma en cuenta que apenas dos carreras de Derecho en Chile (la de la Pontificia Universidad Católica y la de la Universidad Diego Portales) están acreditadas por siete años.

Más significativo aun: Derecho UV se convirtió en la primera carrera de esta disciplina de una universidad de regiones y de una universidad estatal en conseguir la máxima certificación posible.

Para el decano de la Faculta de Derecho y Ciencias Sociales, Alberto Balbontín, “ser la escuela más antigua de nuestra universidad implica un gran honor para sus actuales integrantes, ya que se trata de reconocerse en una historia más que centenaria. Por lo mismo es que debe valorarse mucho más el haberse incorporado exitosamente al sistema de acreditación, ya que ello supone demostrar que nuestra larga historia no constituye un lastre para progresar, modernizarse y enfrentar con un óptimo nivel de excelencia académica y calidad de gestión los desafíos que nos impone la sociedad actual. Este reconocimiento es una señal muy potente de que no es incompatible la tradición y el respeto a lo que hemos sido con la disposición a modernizar responsablemente los contenidos y métodos de formación de los programas de pre y postgrado que impartimos”.

El decano también valoró el hecho de ser la única carrera de Derecho de una universidad de regiones y la única de una casa de estudios superiores acreditada por el máximo de años posible. “Ser una universidad estatal y regional, en un país como el nuestro, implica tener que redoblar esfuerzos para obtener reconocimiento y consideración, lo que para otros puede resultar menos trabajoso. Por ello es que ser los primeros en lograr la calificación máxima que se nos acaba de otorgar debe ser valorado como un gran triunfo de toda una comunidad integrada por estudiantes, funcionarios y académicos, que estuvieron dispuestos a trabajar y comprometerse con su Escuela, demostrando un sentido de pertenencia a un espacio donde no solo se estudia y aprende Derecho, sino que también se reciben lecciones de convivencia en un clima de respeto y tolerancia, de las que todos aprendemos de todos. Es por ello que deseo transmitir, más que unas felicitaciones, que por cierto las merecemos, un mensaje de gratitud; sin olvidar la generosa colaboración de los egresados y empleadores, que concurrieron una vez más a nuestro llamado a informar a los pares evaluadores sobre su apreciación de nuestra Escuela de Derecho”.

En tanto, el director de la Escuela, Claudio Oliva, dijo que “se trata del reconocimiento a una Escuela de Derecho que busca la excelencia para los tiempos de hoy desde lo mejor de su tradición más que centenaria; que, a partir de un pluralismo realmente vivido y no meramente declarado, ha modernizado su modelo educativo, incrementado su investigación, desarrollado un postgrado serio -incluyendo doctorado y magíster-, mejorado su infraestructura, enriquecido sus canales de participación y fortalecido su vinculación con el medio, entre otras muchas cosas, mediante la mejora continua de su prestigiosa Clínica Jurídica.

“El hecho de ser la primera carrera de Derecho estatal y también la primera de regiones que obtiene siete años de acreditación nos obliga a exigirnos aún más y nos estimula a seguir mejorando todo lo necesario para hacer un óptimo aporte a nuestros estudiantes y a la sociedad en general, noble empeño que jamás podrá darse por concluido”, agregó.

La coordinadora del proceso de autoevaluación que condujo a esta acreditación por siete años fue la profesora Patricia Reyes, y los demás integrantes del comité fueron las profesoras Inés Robles, Cristina Bonifaz y Paula Gutiérrez, los profesores Ricardo Saavedra y Críspulo Marmolejo, las coordinadoras administrativas de la Facultad de Derecho y de la Escuela de Derecho, Angélica Jofré y Claudia Silva, respectivamente, y la estudiante Camila Fuentes. Estuvieron apoyados por la periodista de la Facultad, Carla Urbani, las secretarias Danae Ahumada y July Riquelme y el estudiante Daniel Toutin.
La Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso tiene su origen en la creación del Curso Fiscal de Leyes de Valparaíso, en 1911, que responde a la inquietud social de contar con una alternativa laica de enseñanza jurídica. En 1928 adopta la denominación de Escuela de Ciencias Jurídicas y Sociales y pasa a ser sede de la Universidad de Chile. En 1981 se constituye en la Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso.

La unidad académica se encuentra actualmente en un activo proceso de modernización, destinado a compaginar su propósito permanente de entregar una formación jurídica de calidad en un ambiente de tolerancia, pluralismo y libre de todo tipo de dogmatismos, con los requerimientos de innovación, flexibilidad y dinamismo propios de la sociedad de la información en la que actualmente vivimos. Para tal efecto, se ha puesto énfasis en el perfeccionamiento de los académicos, en la formulación de una oferta coherente de postgrados y postítulos y en la renovación de los programas y planes de estudios.

La Escuela de Derecho UV estaba acreditada por seis años, (período diciembre 2012-enero 2018) y ahora logró mejorar esta certificación de calidad.

Fuente www.uv.cl