Siete delitos son analizados en nuevo libro del profesor de Derecho UV, Dr. José Luis Guzmán

El décimo libro de autoría del profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso e investigador del Centro de Investigaciones de Filosofía del Derecho y Derecho Penal, (CIFDE-UV), Dr. José Luis Guzmán Dalbora, fue presentado en una ceremonia realizada en la Sala de Consejo Italo Paolinelli de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales UV.

Se trata de la obra  Colectánea criminal. Estampas de la Parte especial del Derecho penal, publicado por la editorial B de F de Buenos Aires-Montevideo, el que analiza en detalle los siguientes siete delitos en  particular: aborto, robo por sorpresa, cohecho político, delitos contra la libertad sexual, alteración de los precios naturales, receptación y terrorismo. Está prologado por el destacado profesor de la Universidad de Málaga (España), Dr. José Luis Díez Ripollés.

El acto estuvo encabezado por el decano Alberto Balbontín y el director de la Escuela de Derecho UV, Claudio Oliva y el presentador del libro fue el profesor de Derecho Penal de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Dr. Guillermo Oliver Calderón. Asistieron además académicos, estudiantes, abogados y familiares del autor.

El libro, de 276 páginas, es el décimo del profesor José Luis Guzmán, de un total de 220 publicaciones de su autoría. Según explicó, esta obra continúa una línea de investigación sobre distintos delitos de la parte especial del Derecho penal, que inició en 1997 con un libro sobre el Contrabando y fraude aduanero.

En el Prefacio, el académico explica que “colectánea significa una agrupación ordenada de objetos de la misma clase y semejante valor, pero también el producto de una recolección, para la que el recolector hubo que espigar en una labor de cultivo, que en mi caso se extiende por el arco de un cuarto de siglo”.

En su intervención, el director Claudio Oliva, manifestó que la presentación de este libro “es una muestra inmejorable de la vitalidad intelectual de nuestro cuerpo académico de lo cual podemos sentirnos legítimamente orgullosos. Y en particular, de la prolífica producción del profesor Guzmán, quien ha publicado su décimo libro en un lapso inferior a 20 años”.

“Es muy interesante leer el prólogo, pues se destacan varias cualidades del autor. Se refiere a la obra por supuesto, pero resalta muy claramente por ejemplo, su amplia cultura. Se afirma que se ha convertido en uno de los penalistas con mejor conocimiento de los autores clásicos del derecho penal y de la filosofía jurídico penal  y también del dominio del derecho comparado y su manejo de los antecedentes históricos y se resaltan sus cualidades intelectuales en general”, comentó el director Claudio Oliva.

“Lo que le faltó agregar, permítanme decir, que es digno de destacar es la franqueza y claridad con que el profesor Guzmán emite rotundos juicios sobre las diversas materias que trata en este libro”, puntualizó el profesor Oliva.

“Dice por ejemplo con toda claridad, que el aborto es un delito arcaico; que la alteración de los precios naturales es una figura vetusta; nos recuerda que el robo por sorpresa es en realidad un hurto; denuncia la incontinencia legislativa que ha existido en delitos contra la libertad sexual y afirma valientemente que el terrorismo debiera ser tratado como un delito común”, resumió el director.

Agregó que “la franqueza y claridad se agradecen y son bienvenidas cuando en el campo académico son hijas del rigor intelectual y en las relaciones personales, cuando están unidas a las buenas intenciones. En el caso del profesor Guzmán, se cumplen esos requisitos”.

PROFESOR GUILLERMO OLIVER

En tanto, el profesor Guillermo Oliver, señaló “algo relativo a su autor que no se ha destacado, que es el agudo pensamiento crítico que a lo largo de su dilatada trayectoria científica, el profesor Guzmán Dalbora siempre ha manifestado, y se proyecta desde luego en el texto que hoy se presenta. Como demostración, cito un párrafo del libro que señala, (página 47): “nuestro papel de elaboradores técnicos de la norma de cultura, no implica que debamos guardar silencio en las cuestiones que justifican o invalidan los delitos, porque la dogmática sin crítica de la legislación vigente o la que se presenta con alardes de tal, es la ruina de la ciencia”.

El profesor Oliver dijo que “estoy completamente de acuerdo con esa aseveración y ella permea todos los estudios que aparecen en el trabajo que hoy se presenta”, agregando que se trata de una compilación de siete trabajos, “cinco de los cuales ya se habían presentado, pero que fueron actualizados de acuerdo a la doctrina que ha ido apareciendo y a las reformas legales. Los delitos nuevos que analiza, son los contra la libertad sexual y la alteración de precios naturales”.

Guillermo Oliver analizó en detalle cada uno de los siete delitos abordados en el texto y comentó los aspectos más relevantes de cada uno de los capítulos, siendo uno de los más novedosos el dedicado al terrorismo, pues el autor lo califica de “delito común”.

Precisó que “después de analizar críticamente y descartar la supuesta bondad de distintos planteamientos que creen identificar un determinado bien jurídico en el delito de terrorismo, el profesor Guzmán nos invita a considerar la posibilidad de que al terrorismo se le dé con urgencia el mismo tratamiento que a los crímenes de lesa majestad dispensó el Código Toscano de 1786, esto es, reconducirlo a los delitos comunes, lo que a su juicio traería consecuencias positivas, tanto en la aplicación de las normas penales, como en la de las procesales penales”.

PROFESOR JOSÉ LUIS GUZMÁN

Finalmente, el profesor José Luis Guzmán agradeció a todos quienes colaboraron para hacer posible la publicación de su décimo libro.

“Los libros son siempre el resultado de un trabajo muy prolongado y no es posible hacerlo si no se cuenta con una serie de condiciones; todas muy favorables en mi caso, como la estabilidad del quehacer universitario, que permite el estudio y la investigación. Le debo mi gratitud a la Escuela de Derecho, al director y al decano de la Facultad, como también a muchos profesores de esta unidad”.

El profesor Guzmán también agradeció en forma especial al profesor Guillermo Oliver por la completa presentación realizada a su libro y expresó su gratitud a sus familiares, “testigos mudos del trabajo que hay detrás de la publicación de un libro”, puntualizó.