59 egresados de promoción 2016 de la Escuela de Derecho UV fueron despedidos en solemne ceremonia

Un total de 59 jóvenes constituyen la promoción 2016 de egresados de la Escuela de Derecho de la Universidad de Valparaíso, quienes fueron despedidos y premiados en distintas áreas disciplinarias, junto al mejor Licenciado de ese año, en una solemne ceremonia realizada en el Aula Magna Victorio Pescio de la Facultad de Derecho Ciencias Sociales de esta casa de estudios superiores.

El acto estuvo encabezado por el presidente de la Junta Directiva UV, don Gerardo Donoso; el decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, profesor Alberto Balbontín; el director de la Escuela de Derecho, profesor Claudio Oliva y el presidente del Colegio de Abogados de Valparaíso, don Alejandro Gómez. Asistieron además el presidente del Centro de Ex Alumnos de la Escuela de Derecho UV, profesor Marcos Díaz; académicos, abogados, familiares e invitados especiales.

En la oportunidad, el director Claudio Oliva, manifestó a los egresados que “han realizado, sin duda, un gran logro, que merece nuestro reconocimiento y felicitaciones”, pues, admitió, “tienen tras de sí, muchas horas de estudios y de sacrificio para conseguir aprender lo necesario para aprobar todas las asignaturas que incluye un plan de estudio que se cursa como mínimo en cinco años”.

Destacó que “algunos además, han debido dedicar un especial esfuerzo; sabemos que muchos de nuestros egresados han tenido que compatibilizar sus estudios con el trabajo y aun así han sabido salir adelante. También tenemos entre nuestros egresados a quienes han debido superar, junto a la ayuda de sus familiares, limitaciones físicas y aun así podemos tener el orgullo de tenerlos entre nuestros egresados. Y el mérito también es de padres y familiares, es también vuestro fruto; son coautores de aquello que los egresados están concluyendo en estos momentos”.

El director agregó que “para que esta Escuela siga teniendo el prestigio que tiene, es importante que ustedes el día de mañana ejerzan vuestra profesión con responsabilidad y dedicación, cualquiera sea el ámbito que escojan para desarrollarla. La profesión de abogado es dúctil, se puede ejercer de muchas maneras; tendrán varias opciones que escoger ante sí, pero lo importante es que la cometan con responsabilidad y de buena manera, dejando bien puesto el nombre de nuestra universidad”.

“Y por último, acotó, uno de nuestros deberes en esta sociedad es ser fieles a lo mejor de nosotros; con ello quiero decir, preservar los valores que identifican a esta casa y que constituyen su identidad. Somos una institución con 106 años, que con esa edad tiene que estar siempre atenta a la reforma, a los cambios, adaptarse a los tiempos, pero también debe preservar lo mejor”.

Recordó que los valores a los que se refiere, son los que apuntan a los orígenes fundacionales de esta Escuela de Derecho, “que están unidos a un grupo de estudiantes laicos de una escuela de Derecho confesional, que entonces era la única que había en esta ciudad y que por señalar ideas que disentían con las que allí afirmaban, fueron objeto de un hostigamiento tal que terminaron por retirarse de ella. Así nacimos y por ello señalo que nuestros principios fundacionales son la reivindicación de la libertad de disentir y el aprecio por la diversidad”.

Claudio Oliva reiteró que “esta casa, en aquella ocasión, se fundó para que todos los integrantes de su comunidad puedan disentir sin temer de verse expuestos por ello a hostigamientos y censuras. Esos son los principios fundacionales que debemos mantener, libertad de disentir y aprecio por la diversidad. La diversidad que tenemos aquí es un valor. Nuestros profesores, estudiantes y funcionarios tienen distintas visiones sobre diferentes materias. Por supuesto tenemos distintas visiones sobre el Derecho, pero también adscribimos a distintas concepciones filosóficas, religiosas, morales y políticas. También por cierto, celebramos el diverso origen social de los integrantes de nuestra comunidad, o la diversidad de género, de identidad de género o de identidad sexual y también valoramos a personas con capacidades diferentes. Esa es una de nuestras grandes fortalezas”.

PRESIDENTE DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE VALPARAÍSO

Posteriormente, intervino el Presidente del Colegio de Abogados de Valparaíso, Alejandro Gómez Cortés, quien señaló que “la historia de esta Escuela de Derecho y del Colegio de la orden, están íntimamente ligadas, ayer, hoy y esperamos a futuro. Ambas instituciones más que centenarias, están estrictamente relacionadas con nuestra región, en cuyas filas se encuentran grandes servidores públicos, juristas y académicos. Muchos de nuestros ex presidentes han sido egresados de esta casa de estudios y un número no menor de ellos son nuestros miembros activos”.

En forma especial, recordó al ex presidente del Colegio de Abogados de Valparaíso, Premio de Excelencia Profesional y académico, “don René Moreno Monroy, que tanto prestigio le dio a estas dos instituciones que siempre llevó en su corazón: para él nuestro recuerdo y afecto”.

Alejandro Gómez aseveró que la Escuela de Derecho UV “es una de las escuelas más prestigiosas del país, como podrán comprobarlo en su vida profesional y académica. Siéntase orgullosos porque han egresado de una Escuela que ha regalado a nuestro país, tantos profesionales, servidores públicos y académicos de gran calidad”.

Explicó que “ese orgullo implica una gran responsabilidad, que es ser testimonio permanente de la calidad recibida: una educación pública, pluralista y tolerante, una educación donde se plasma una integración armónica entre la tradición y la modernidad”.

El presidente del Colegio de Abogados de Valparaíso, dijo a los egresados que “están llamados a ejercer la profesión tratando de poner el equilibrio, a que se haga justicia en situaciones conflictivas defendiendo la libertad, la paz, la concordancia y la justicia; nuestro norte  debe ser la justa aplicación de las leyes de nuestra República y la defensa inclaudicable de sus instituciones y por sobre todo, de las personas, cualquiera sea su clase o condición, actuando siempre con ética, con firmeza, con respeto y en procura del bien común”.

REPRESENTANTE DE EGRESADOS

Finalmente, Andrés Chamorro Acuña, intervino en representación de la promoción de egresados 2016, quien reflexionó acerca de qué significa ser abogado. “Es una pregunta que nos hacemos muchas veces, pero hay respuestas que a veces llaman la atención. ¿Significa que vamos a adquirir una suerte de calidad especial?, ¿Qué nos convertiremos en semidioses?,¿qué levitaremos sobre el suelo?, ¿Qué nos transformaremos en seres supraempíricos?. No podemos perder la risa natural por poder colgar un título sobre la pared”.

Afirmó que “desde nuestro egreso, no ostentamos ningún carácter especial. Lo que hicimos fue aprobar nuestras pruebas y exámenes, sortear cinco o más años para cumplir con la malla curricular de la universidad; nos hacemos conocedores de un área especial en el ámbito profesional,  tal como lo hace un arquitecto, un ingeniero, un periodista o un contador. Pero todo esto no nos otorga el derecho sobre la verdad como muchos creen y se atribuyen, pero sí una tremenda responsabilidad. No estamos hechos para ir y ponerle el pie encima al resto del mundo”.

Agregó que “sí tenemos el deber de ser críticos de la sociedad que nos rodea, porque la comunidad necesita humanidad de parte de nosotros, como futuros operadores jurídicos. Tenemos una responsabilidad frente a una sociedad y un sistema jurídico eminentemente machista, que no es infalible”.

Andrés Chamorro recalcó que “en ninguna circunstancia al ejercer nuestra carrera, que nos entrega un título de servidores, se nos quede la humildad en la casa, ni el sentido de la humanidad y la empatía”.

PREMIADOS´

En la ocasión, el Colegio de Abogados de Valparaíso, como es tradición, entregó el Premio al Mejor Licenciado, que del año 2016, correspondió a Nicolás Valdivia Cisternas, quien se destacó por su óptimo rendimiento académico durante los años de estudios de pregrado, en su examen de licenciatura y en su tesina o memoria de grado.

En tanto, el Premio al Mejor Egresado de la Promoción 2016, recayó en Mauricio Camus Álamos, quien alcanzó la nota 5,65 como promedio de las 61 asignaturas de pregrado cursadas, sin haber reprobado ninguna de ellas.

Los premios por departamento, fueron los siguientes:

El egresado Gonzalo Campos Medina, recibió los siguientes premios: Departamento de Ciencia General del Derecho; Departamento de Derecho Económico y Tributario y Departamento de Derecho Público.

La egresada Paulina Fredes Cruz, recibió los premios de los departamentos de Derecho Comercial y de Derecho Procesal.

La egresada Camila Fuentes Escobar, recibió el premio del Departamento de Ciencias Penales.

La egresada Nicole Mella Reyes fue distinguida por el Departamento de Derecho del Trabajo y Seguridad Social.

Mauricio Camus Álamos fue premiado por el Departamento de Derecho Civil.

El egresado Andrés Chamorro Acuña, recibió el premio del Departamento de Clínica y Práctica Jurídica.

Y el egresado Osvaldo Ortega Núñez, fue distinguido por el Departamento de Filosofía e Introducción al Derecho.

También el Centro de Ex Alumnos de la Escuela de Derecho UV, hizo entrega del premio al egresado de la carrera más destacado en la realización de actividades extra curriculares en sus diversas áreas y por ende, haber contribuido al desarrollo integral del plantel, lo que está estrechamente vinculado a los objetivos que el Centro se ha propuesto. La distinción recayó en Andrés Chamorro Acuña.